La Recapitulación reconsiderada
Una conversación en la lista de correos de Sustained Action, Parte I
(mostrando ideas, sugerencias y experiencias personales de Gina Celiko, Daniel Lawton, Jeremy Donovan, Bern, Joan Grout, Theonna, Melissa Ward y Pio Barone).
traducción por José González Riquelme

Gina Celiko:

No se puede generalizar y decir que la recapitulación no sirve para nadie. (A propósito, odio el término recapitulación.)

Tengo claro que a mí me sirve. Quizás no exactamente como nos dijeron que la hiciéramos. Yo aprendí a hacer una versión de la recapitulación que es incluso anterior a Carlos, que es lo único que me permite seguir viviendo, puesto que creo que soy un ser extremadamente emocional.

Por aquí [en el Área de la Bahía, en el Norte de California], se la llama "reescribir el pasado, revivir el evento, soltar la carga, descargar la energía, limpiarse, confesar, descarga emocional, liberación emocional, respiración purificadora, etc." La mayoría de los que vivimos por aquí conocemos estos términos.

La recapitulación es nada más que recordar la escena que representa una carga para ti. ¿Qué crees que ocurre cuando un psicoterapeuta te pide que recuerdes algo y tú lo recuerdas y lo dices y te echas a llorar, por ejemplo?

¿O contar a todos tus amigos, una y otra vez, algo que te ha afectado profundamente?

Es un método terapéutico muy conocido; por ejemplo, cuando los niños pasan por una especie de trauma, hacer que nos lo cuenten una y otra vez, con tanto detalle como puedan recordar, sin importar lo doloroso que parezca para el niño, hasta que toda la carga emocional desaparezca. Cuando eso ocurre, el trauma se convierte en una historia sólo con palabras y finalmente el niño se queda libre de la carga emocional. Se nota por el cambio en la voz y en la manera en que el niño cuenta la historia.

Yo misma tengo mucha experiencia con niños que sufrieron un gran trauma y he formado parte de un equipo de voluntarios que aplicaba esta técnica de rehabilitación con estos niños. Era tan fácil ver dónde empezaban, en el estado en que se encontraban al principio y, al final, la enorme diferencia después de la liberación de sus emociones, cuando finalmente habían compartido su historia (quizás unas 20 veces).

Recapitular no es otra cosa sino liberar la carga que representa un evento. Es tan simple como eso.

Se puede hacer respirando, hablando, escribiendo, cantando o tocando música, bailando o corriendo, al mismo tiempo que se siente la energía del evento.

Funciona maravillosamente cuando se domina y se entiende la esencia de lo que tiene que ocurrir. No sé que pasa con los auténticos creyentes [en Castaneda], pero en el Condado de Marin en donde vivo, conozco a toneladas de gente que lo practica y lo vive.

Recapitulación es un término de Castaneda y no me gusta usarlo.

Dan Lawton:

¿Recordáis lo que la recapitulación hacía en los libros? Veamos ahora lo que hace: es sólo una liberación psicológica. Yo esperaba terminar en la segunda atención sobre la cima de una montaña azotada por los vientos con mi doble, o morir y ser devuelto por el águila. ¡Pica y cambio!

Puse una gran cantidad de esfuerzo obsesivo en la recapitulación. No lo digo por alardear. Resumiendo, tengo una lista de 30 a 50 páginas de ordenador, pasé unos 3 años dedicándole de ½ a 6 horas por día. Estuve con cada tema hasta que no podía recordar nada más en absoluto. Tuve la precaución de mantener un suave movimiento con la cabeza, procuré respirar los eventos con un movimiento de barrido, etc. Presté atención a cada detalle que conocía, cuidadosamente.

Cuando terminé con la lista, volví a repasar mi vida, todos los sitios en los que estuve volví a visitarlos, buscando cosas que hubiera olvidado. Después de esto empecé por los grandes almacenes y buscaba cosas en los estantes que me hicieran recordar. Al conducir mi coche, observaba cada objeto en la carretera, por pequeño que fuera, buscando cosas que recapitular. Incluso manchas de goma de mascar y tornillos sueltos de motores.

Después de esto, me procuré un diccionario pequeño y me dediqué a usar cada palabra en mi búsqueda de más recuerdos. Debo confesar que tuve que dejarlo, porque el diccionario era demasiado grande. De manera que hice una segunda recapitulación al azar.

Dudo que alguien lo haya hecho más completamente que yo. Y esto es lo que yo digo que la gente va a encontrar. Cualquier liberación emocional que consigas se disipará con el tiempo. El efecto es temporal. Compruébenlo. Recapitularéis alguna cosa, y efectivamente notaréis que ya no os inquieta tanto. Pero esperen un par de años. Volverá a obsesionarles, quizás incluso con más fuerza que antes.

Así que "pica y cambio" otra vez. Para los europeos: "pica y cambio" quiere decir que unos almacenes anuncian un producto, pero cuando vas a comprarlo resulta que tienen uno más caro y menos útil, y te venden éste en su lugar.

Replica Watches  Replica Watches

Originalmente se suponía que una recapitulación completa te hacía libre. Es verdad que había alguna alusión a que la primera vez no se podía hacer una recapitulación completa. Pero se suponía que producía una transformación, y que iba a hacer aparecer la segunda atención.

Luego, puesto que en realidad no funciona, las brujas y Carlos cambiaron las reglas. Hay que seguir haciéndola siempre. Naturalmente, ya que el efecto es sólo temporal. Y probablemente psicológico. Te sientes mejor por la misma razón que la gente se siente bien en una secta. Porque estás siguiendo las normas, haciendo un esfuerzo, y diciéndote a ti mismo que esto te hace mejorar. Probablemente aprender a andar a la pata coja hubiera tenido el mismo efecto, si creyeras que realmente estabas liberando cosas.

Sé que estoy exagerando su inutilidad, pero sólo un poco.

Mirad, tener problemas y cosas que te molestan puede también considerarse "experiencia". Algo te hace sentir mal, así que no vuelves a hacerlo. Forma parte del esquema mental de los buscadores (y yo lo soy) creer que siempre deberíamos andar por la vida con un estado de ánimo apacible, como alguien que ha recibido un tranquilizante. Y si resulta que es mejor andar por ahí algunas veces loco, algunas veces asustado, algunas veces inquieto, etc. ¿Por qué es mejor no sentir nada? Las únicas personas que conozco sin ego son los muertos.

Gina Celiko:

Por supuesto que no puedes recapitular tu vida entera. Eso es una tontería. No puede funcionar. Ahí es donde nos engañaron sin ni siquiera entender el funcionamiento básico de la psicología humana.

Tienes razón. Si nos vaciamos totalmente, teóricamente hablando, no necesitaríamos estar en este mundo. Claro que no sabríamos donde estábamos o que querríamos, porque no sé cómo se siente uno cuando se vacía totalmente.

Pero la vida no funciona así. Ahí es donde esos idiotas la jodieron. La recapitulación de la propia vida es una idea repugnante y nos indica que esa gente ni siquiera sabían nada sobre energía emocional.

Las cosas de las que me librado con éxito marcan una pauta. No me vuelven a ocurrir en mi vida. No regresan. Me libro de ellas.

Y por supuesto que no soy perfecta en absoluto. No se trata de eso. En realidad, hay cosas que me gustan muchísimo y cosas que detesto con todas mis fuerzas. Y lo que ocurre con las descargas emocionales es que no importa que no seas perfecto. Simplemente dejas de llevarlas como una carga. Ya no te preocupa no ser perfecto o que te vuelan a pasar, te sientes perfectamente cómodo así y no te alarmas.

Así que mi experiencia ha sido que no, que no vuelven. Y he estado haciendo este tipo de trabajo durante los últimos diez años. (No hablo de recapitular la propia vida, cosa que no he hecho ni con Castaneda, pues nunca lo creí cuando nos lo contó.)

Daniel Lawton:

Simplemente dejas de llevarlas como una carga. Ya no te preocupa no ser perfecto o que te vuelan a pasar, te sientes perfectamente cómodo así y no te alarmas.

Esa parte sí funcionó. Y todavía funciona. Añadiría que si recapitulas como un loco, toda tu vida está ante ti en todo momento, como una matriz que puedes sentir palpablemente. Eso es casi mágico, y entiendo que pueda producir experiencias de ensueño. Pero esa parte es difícil de mantener. La matriz se desvanece tan pronto como dejes de recapitular.

Lo que me pregunto es si preocuparse por cosas como ésta sirve para algo. Consume un tiempo que se podría dedicar a otras cosas que quizá fueran tan enriquecedoras como éstas, y también deja al descubierto algunas cosas cuestionables en las que se basa el orden social. Pero ver estos agujeros puede que no sea mejor. Como tomar una droga y ver que todos los humanos viven una locura. No te va a hacer vivir una vida mejor, puede que la empeore. La gente que fuma marihuana consigue ver la estupidez del comportamiento social una y otra vez, pero mirad cómo sus vidas se hunden en el estancamiento.

Una de las razones por las que la gente se casa y forma una familia es debido a las imágenes que la socialización ha puesto en sus cabezas. Si se hubiera dejado a los hombres, lo más probable es que follaran y después se fueran a buscar a otra en seguida. Pero frecuentemente se quedan. Entonces, como hombre, ¿perderías ese sentimiento con carga emocional de que tienes obligaciones? Como resultado, ya no me relaciono con mujeres porque no estoy dispuesto a hacer las cosas que van asociadas con el emparejamiento.

Veo a donde me conduce, pero ya no quiero aceptar la responsabilidad que todo eso requiere. El resultado es que no tendré nietos, lo cual parece ser el gozo de todos los viejos que conozco. La gente mayor es a veces la gente más sabia y feliz que uno se pueda imaginar, al contrario de lo que dijo Carlos. Recientemente asistí al 70 cumpleaños de mi madre. Estuvo rodeada por cuatro hijos que han tenido mucho éxito en la vida (tanto financiera como artisticamente), una hija con un doctorado en biología que dirige la defensa de la industria vitivinícola de California, y cuatro nietas. Las nietas son como preciosas muñecas que comprarías de inmediato si estuvieran a la venta, pero ella no tiene que hacer el trabajo duro de criarlas. La llenaron de regalos, se mostraron fotografías antiguas de sus antepasados, se contaron historias de su padre (ya fallecido), y siente que pertenece al linaje de una familia estable y próspera. Algún tiempo después comentó que fue el día más feliz de su vida, y comprendo por qué.

¿Es mejor romper estos lazos? Quizás no. Cuando uno es joven y no se da cuenta hacia donde se dirige, o cuando alguien te ha convencido de que vayas a otro sitio, no piensas en las consecuencias. Igual que cuando la gente joven piensa que son invulnerables. Cleargreen tiene la creencia supersticiosa de que si alguien habla de problemas, sin importar que sean inevitables, los está intentando, y que no mencionándolos o considerándolos, se pueden librar de ellos. Un punto de vista infantil.

No es que haga de menos el hacer algo sobre el mejoramiento personal. De todas maneras no tenemos elección. Hemos nacido para ser buscadores.

Mi última idea es que quizás estemos programados genéticamente para eso. Se ha visto que en una sociedad dada alguna gente comerá siempre la misma clase de comida, y algunos otros están programados para buscar comida nueva. La teoría es que es más seguro para una cultura dedicarse a lo mismo, pero que también es bueno que haya algunos que prueben cosas nuevas, arriesgándose sólo ellos. Quizás prueben setas y mueran, quizás descubran una nueva fuente de comida. De manera que cuando haya una época de hambre, la persona que le gusta experimentar acuda al rescate, si es que aún vive. Es bueno para la tribu tener una pequeña parte de gente insatisfecha, pero no demasiada.

De la misma manera, quizás haya algunos que estén programados para dejar la tribu, para buscar nuevos líderes, con objeto de mezclar los genes. Quizás nosotros seamos los infelices programados para dejarnos engatusar por el primer líder nuevo que pase con una enseñanza que halague nuestra imaginación. En ese caso nos sentiríamos que ese sería un comportamiento elevado, de la misma manera que, durante el acto sexual, sentimos que estamos haciendo algo profundo y satisfactorio. Pero es sólo química programada en nuestro cerebro para motivarnos. Somos los designados para buscar y encontrar cosas nuevas, o para ser destruidos al intentarlo.

Sólo es una teoría. Mi idea es que una parte de ser un buscador es sentir que es mejor ser así, pero que en realidad no lo es. Todos los buscadores que conozco creen hasta el empalago que son superiores por ser buscadores, y sienten lástima por la gente que está "ciega" en cuanto al mejoramiento personal. Y además pretenden que no son así, pero sólo hay que estar cerca de ellos y observar cómo continuamente juzgan a todo el mundo para ver que es verdad.

Así que mi experiencia ha sido que no, que no vuelven.

Mi experiencia es que las cosas pequeñas, como por ejemplo, recordar algo estúpido que hiciste y que solía hacerte tener remordimientos, sí que vuelve. Por ejemplo, de repente recuerdo algo estúpido que hice cuando tenía cinco años, y me hace sentir mal de nuevo. Inmediatamente después de recapitular este evento no me hacía sentir mal. Pero ahora, cuando ha pasado el tiempo, me hace sentir incluso peor, porque el recuerdo está muy vívido en mi mente.

Pero en las cosas grandes, como desear meterte en una situación para mucho tiempo y que ahora ves con más claridad, eso no vuelve porque tienes una mejor comprensión de todos los eventos involucrados en cada una de las veces que lo hiciste, en vez de la visión confusa y estrecha que tiene la mayoría de la gente. Quizás la ignorancia sea una bendición.

Jeremy Donovan:

Sin lugar a dudas, tuve la experiencia de una gran descarga emocional mientras utilizaba técnicas para volver a experimentar eventos de mi vida. Sin embargo, me he dado cuenta de que el método no es en absoluto la panacea que a veces nos habían presentado. Yo diría que tiene sus limitaciones.

Sé que las técnicas de volver a ver el pasado son a veces bastante beneficiosas en relación con las experiencias de la infancia, por la simple razón de que a menudo hay algún malentendido en la percepción del evento de que se trata, lo cual causa gran dolor o sufrimiento al niño. Simplemente reviviendo los eventos en cuestión, desde una perspectiva de adulto, puede haber una comprensión que libere inmediatamente una gran cantidad de sufrimiento. Justo ayer me acordaba de esto, mientras leía, aunque parezca raro, una página de chistes en la red. No sé que pintaba esto en una página de chistes, porque era más una historia conmovedora que humorística. Aproximadamente es así:

Un muchachito, después de un ataque terrible, sobrevive a una enfermedad rara que a menudo es mortal, desarrollando los anticuerpos necesarios para combatirla. Unos años más tarde su hermana contrae la misma enfermedad, y el médico le pregunta al niño si le daría su sangre a su hermana para salvarle la vida. El chico piensa durante un momento, y en seguida dice que sí. Lo preparan todo para la transfusión, y a los pocos minutos de empezar, el niño mira hacia arriba y pregunta con miedo al médico si empezará a morirse en seguida. Después de hacerle algunas preguntas más, se dieron cuenta que el niño creía que se le había pedido que diera a su hermana toda su sangre.

Todo terminó bien en este caso, pero esta historia muestra cómo un malentendido en la comprensión de un evento que no se ha explicado adecuadamente (y a menudo no se hace) puede causar un gran sufrimiento psicológico, que puede ser eliminado revisando los eventos —quizás enterrados durante años?desde la perspectiva de adulto.

Y ahora las reservas. Mis propias experiencias, si soy completamente honrado sobre ellas, me han llevado a creer que la recuperación de las experiencias prolongadas en la vida, que son verdaderamente dolorosas o traumáticas, es sólo parcial. Y lo que he aprendido del cerebro humano hace que esta observación me parezca bastante lógica.

Al "aprender" y/o experimentar la vida, nuestros cerebros están, literalmente, "renovando el cableado" en todo momento, haciendo y rompiendo millones de conexiones neuronales. Y lo que me parece que ocurre es que los eventos verdaderamente dolorosos se imprimen, por así decirlo, en el cerebro debido a su intensidad. La recapitulación, aunque puede llegar a tener una intensidad casi igual a la de la experiencia original, nunca es tan intensa, simplemente porque, ya se sabe... es sólo recapitulación. Y lo que he notado es que puedo estar recapitulando una serie dolorosa de eventos hasta conseguir mucha descarga emocional, y sin embargo... si en algún momento posterior me encuentro en una situación semejante, todavía soy bastante vulnerable y sensible, como si se hubiera impreso en mi mente el esperar la probabilidad de un resultado desgraciado en tal situación. De manera que he empezado a preguntarme si las experiencias realmente intensas hacen que millones de neuronas (o lo que sea) se "coloquen" en posiciones que sencillamente no son completamente reversibles. De hecho siento intuitivamente que esta explicación es muy probable. Es como... una vez que en la vida pasan ciertas cosas, una persona ya no es capaz de "superarlo" del todo. Me encantaría que me convencieran de lo contrario.

Esta cadena de pensamientos me lleva a considerar la posibilidad de que pudiera existir algo como una "moralidad básica del cerebro", natural y simple: No joderás las redes neuronales de tu prójimo. O quizás, no destrozarás el sistema límbico de tu prójimo. Algo así...

Me pregunto: si los sucesos más importantes no son completamente reversibles en el cerebro, ¿no se deduce directamente sólo por eso que nuestra conducta en cada momento tiene connotaciones morales reales y significativas?

Ya he hablado antes aquí sobre la otra gran reserva que tengo sobre el proceso de la recapitulación, pero me repetiré. Incluso bajo las mejores circunstancias, la recapitulación parece que lleva a una persona a lo que puede llamarse "cota cero", en donde uno puede ya no sufrir directamente los efectos negativos de los sucesos del pasado y de las pautas que nos incapacitaban antes. Pero la cota cero es como mucho... cota cero, y así no cambiará por sí misma nada en la vida de uno. Insisto, puede que ya no estés sufriendo por lo que ocurrió en el pasado, y sin embargo, todavía sabes lo que ocurrió en el pasado, y puede ser que debido a esto evites situaciones semejantes. Así que quizás la cota cero sea a menudo más como... "cota cero menos uno". El detalle es que para cambiar de verdad, no es suficiente con volver a la cota cero. Porque realmente es "cota cero menos uno", uno tiene que ir más allá de ese punto y superar el "menos uno" actuando positivamente para sacar algo bueno de la vida en donde quizás había algo malo antes.

En otras palabras, te puedes sentar y pasarte la vida recapitulando y puede que no cambies realmente tu vida para mejor en absoluto. Puedes seguir diciéndote: "Hasta que sienta que he hecho la recapitulación y las cosas van mejor, no voy a volver a hacer x, y, y z" o algo así, y... si lo haces, puede que las cosas no mejoren nunca. A menos de que vayas más allá de la "cota cero menos uno" al actuar positivamente y creando activamente buenas situaciones en la vida, puede que te quedes sentado y paralizado (quizás con un cierto confort) en el modo "menos uno" en muchas áreas de la vida... hasta que sea demasiado tarde y las oportunidades que la vida ofrece ya hayan pasado. Y de hecho, siendo sinceros, eso es exactamente lo que algunos nos encontramos haciendo la mayor parte del tiempo. :-(

Y por último quiero señalar la posibilidad de lo que se puede llamar "sobre-recapitular". La mejor manera de explicar esto podría ser simplemente mostrar las acusaciones que la escuela de psicología cognitiva hace a la escuela psicoanalítica. La escuela cognitiva mantiene, básicamente, que observando los pensamientos propios y rechazando totalmente el permitirse pensar demasiado en pautas de pensamientos negativos o auto-destructivos, uno puede dirigir las experiencias de la propia vida hacia resultados más positivos. Desde este punto de vista, lo peor que uno puede hacer a su estado cognitivo es estar continuamente sumergiéndote en cada situación difícil que puedes desenterrar de tu pasado. Desde el punto de vista cognitivo, estar recapitulando continuamente eventos de pérdida o de fracaso es simplemente arriesgarse a reprogramar tu estado cognitivo al enfatizar excesivamente cualesquiera pensamientos auto-destructivos que fueran propios a estas experiencias, en vez de hacer lo que deberías estar haciendo: concentrarse en crear experiencias positivas y enriquecedoras en el presente. Una posibilidad a considerar...

La recapitulación reconsiderada, parte II