Cronología de Florinda Donner-Grau, Parte XII [Sept. - Dic. 1997]
por Corey Donovan
traducción por José González Riquelme

23 de Septiembre de 1997 - 536.000 dólares en ingresos es distribuido entre los accionistas de Cleargreen, Inc., (incluyendo $71.536 para Florinda, $70.536 para Taisha, $70.786 para Muni, $66.925 para Nuri, $70.786 para Talía, $71.536 para Fabricio, $14.480 para Nyei y Reni, y 17.680 para Kylie.) [Una vez más, sólo un fragmento de información financiera de Cleargreen, gracias a los documentos solicitados por C.J. Castaneda en el proceso de validación del testamento.]

22 de Octubre de 1997 - Castaneda firma un testamento, siendo testigos Patricia Essig y Brian T. Mayeda. En él especifica que "legalmente adopté a Nury Alexander como mi hija," e intencionalmente omite a Adrian Vashon (C.J.). Sus bienes deben repartirse de la siguiente manera: el 50% "para estos de Tisha [sic] Abelar, Florinda Donner Grau, Muni Alexander, Nury Alexander y Haley Van Osten que me sobrevivan, a partes iguales," y 50% "a estos de Kylie Lundahl, Naya [sic] Murez, Maria Guadalupe Blanco, Zaia Alexander, Carola Alexander y Fabiana Pompa que me sobrevivan, a partes iguales."

Noviembre - Diciembre de 1997 - Florinda me llama para tratar de reunir a varias personas para comprar la Casa de Westwood. Al final conseguí a Paul, Daniel y tal vez a Kathleen Seligman y su esposo James. Finalmente resultó ser un plan para convencer a Joanie Barker de que la casa se vendía para que se fuera de su pequeño apartamento sobre el garaje. Volvimos tres veces para tomar medidas, o para "revisar" el trabajo de renovación que se estaba haciendo en el recinto, y luego tomamos el té con las Brujas. Durante el transcurso de nuestras conversaciones, Florinda aseguró que un banco que había en el jardín era el "banco de recapitulación" que don Juan le había ayudado a construir.

13 y 14 de Diciembre de 1997 - Seminario de Ciudad de México en la Expotek 2001, cerca del Parque de la Alameda. Asiste Florinda, y Zaia y Miles dirigen los pases. (Las siguientes citas están tomadas principalmente de las notas de Joanne Albrightson.)

Florinda explicó cómo los brujos antiguos habían aprendido los pases mágicos en el ensueño y que los pases crean una conciencia especial. Luego Florinda afirmó que, durante años, ella, Carol, Taisha y Carlos habían pensado que los no-haceres eran todas las locuras que don Juan les hacía hacer. Repitió la historia de don Juan haciéndole cambiar su actitud sobre la ropa. La ropa era algo muy importante para ella. Fue educada para vestir muy elegantemente. Don Juan le hizo primero que no se atara el cordón de un zapato, luego que llevara cordones de diferentes colores en cada pie, después que llevara zapatos diferentes en cada pie, más tarde un zapato con un tacón alto y el otro bajo. Más adelante, al parecer, don Juan le dijo que eliminara los vestidos; así lo hizo y comenzó a andar desnuda. [Nada de esto, desde luego, se mencionó en Ser en el ensueño.] No se sentía avergonzada en absoluto, así que don Juan le preguntó: "¿Por qué no le pones ornamentos a tu hermoso cuerpo?" Cuando Florinda se sentía feliz, nos dijo que se pegaba mariposas muertas en los pechos; cuando estaba triste usaba moscas muertas. A continuación don Juan sugirió que se atara trozos de tomate en su pelo púbico. Nada de esto la molestaba, de manera que don Juan le dijo que "se cortara el pelo". Florinda tenía un pelo hermoso. No quería cortarlo, y asegura que gimoteó: "¿Quien me amará si corto mi hermoso pelo?" Don Juan, supuestamente, le dijo que no se preocupara, que él siempre la amaría. Nos confió que no le dijo que le tenía sin cuidado que un viejo la amara. Estaba "preocupada porque 'Quique' y 'Tito' ya no la amarían".

Regresó a Los Ángeles y fue a un siquiatra que le dijo que no escuchara a "este viejo loco mejicano", y le aconsejó que no cortara su hermoso pelo. Finalmente, terminó por cortarlo en etapas hasta llegar a tenerlo tan corto como ahora. Nos aseguró que ahora el pelo no le crecía. [Esta es una explicación diferente sobre su pelo corto que la que dio en Mayo de 1995 en Omega, en donde aseguró que se había afeitado la cabeza a causa de una infección de piojos cuando vivía en el Amazonas, un viaje que supuestamente ocurrió unos cuantos años después de que se fuera don Juan.]

Florinda nos dijo que "Carlos había comenzado a escribir un libro sobre los no-haceres varias veces, pero siempre lo destruía antes de terminarlo, porque sentía que sobre lo que escribía no era exactamente lo que don Juan quería decir con 'no-haceres'". Florinda explicó que los no-haceres "no eran comportamientos extraños", sino que esos comportamientos son el resultado de los no-haceres. Repitió que "hay una fuerza vibratoria en el Universo que mantiene la cohesión de las cosas, incluyéndonos a nosotros. Los no-haceres crean una pausa en esta fuerza. El resultado es indescriptible y debe ser experimentado", e incluso entonces la comprensión no es "Ah, sí, es así". Al parecer la "comprensión" es sobre todo un sentimiento.

Replica Watches  Replica Watches

Florinda informó que "en el pasado la gente venía a los seminarios y decía que los brujos les robaban la energía. Esto es imposible. Somos unidades selladas de las cuales no puede entrar ni salir energía, lo que ocurre es que nuestra energía se dispersa hacia la periferia de nuestro huevo luminoso. La Tensegridad hace que vuelva a nuestros centros vitales". Florinda pidió a los participantes que "suspendieran los juicios" y que pusieran "sus prejuicios a un lado y simplemente hicieran los movimientos".

Según dijo, don Juan le preguntó una vez cómo estaba. Florinda respondió: "Bien". Entonces él le preguntó: "¿Estás bien?" y ella volvió a contestar: "Sí". "¿Hay algo que te moleste?", preguntó don Juan. "No", fue su respuesta. A continuación ella hizo notar: "Anoche fue a cenar sin mí". Don Juan respondió: "Dijiste que estabas cansada". Florinda dijo: "Sí, pero al menos podía haberme pedido que fuera". Don Juan dijo: "Si tenías hambre, deberías haberte venido sin más". Florinda afirmó: "Pero no quería estropear lo bien que se lo iba a pasar con Carlos, Taisha, Carol y la vieja Florinda". [Nota: Por supuesto, en Ser en el ensueño, que pretende describir todo el tiempo que Florinda pasó con don Juan y sus compañeros, Florinda nunca menciona haberse encontrado con Taisha o con Carol mientras don Juan aún estaba por aquí. De hecho, en varias ocasiones hace referencia a su frustración por no haberse encontrado con los "otros que don Juan había soplado" hacia Castaneda.] Florinda explicó que queremos que se nos suplique, que se nos haga sentir que somos especiales.

Más tarde, en una charla corta, Florinda preguntó a la audiencia: "¿Véis una luz detrás de mí? Es mi punto de encaje". A continuación presentó a la "Doctora Zaia, profesora de idiomas y estudios germánicos en la Universidad de California" y al "Doctor Miles Reid, médico y cirujano". En la sesión de preguntas y respuestas que siguió, alguien preguntó: "¿Cuando murió Carlos?". Florinda contestó: "No seas ridículo. Aún está vivo". Contestando a una pregunta sobre el envejecimiento, Florinda señaló: "El camino de los brujos evita los escollos o al menos suaviza el camino mientras envejecemos. Todos nos hacemos viejos, es lo natural, pero eso no quiere decir que tengamos que sufrir los efectos del envejecimiento. Haciendo Tensegridad podemos evitar las arrugas, las enfermedades. Sí, nos hacemos viejos, pero podemos envejecer con vigor y vitalidad. La primera vez que vi a don Juan tenía al menos 80 años. Tenía todo el pelo blanco, y su cara estaba toda arrugada, pero nunca lo veías viejo gracias a su vitalidad". Contestó a otra pregunta diciendo que la Gorda murió en 1985, y que los otros se fueron en diferentes momentos.

Pregunta: "¿Dónde está don Juan?". Florinda: "Está más allá". Pregunta: "¿Cual es su relación con Castaneda?". Florinda: "Carlos es un nagual, lo cual quiere decir que ya no es un hombre. Bueno, todavía tiene un pene y todo lo demás que tienen los hombres, pero ya no es un hombre normal. Estamos todos conectados" [es decir, Carol, Taisha, Florinda y Carlos]. "Nos prometió que nos llevaría con él. Pudo haber ardido con el fuego interior hace años, pero está haciendo lo imposible para quedarse hasta que todos estemos preparados. Pudo haberse ido hace tiempo, pero se ha quedado por nosotros".

Diciembre de 1997 - Los practicantes de Ciudad de México escriben sus preguntas para Florinda, cuyas respuestas se publican en su boletín informativo, La Senda del Guerrero.

Según una traducción que un amigo mío preparó, las preguntas que los practicantes hicieron a Cleargreen a través de Verde Claro fueron: "¿Cuales son las diferencias entre espíritu e intento? ¿Hay alguna otra técnica para preservar la unidad de la conciencia después de la muerte que no sea con el fuego interno? ¿Es necesario recapitular ideas, como Dios? Algunas personas cercanas a nosotros, como nuestras esposas, o hijos, sienten que la tensegridad crea un sentimiento de superioridad, de egoísmo y de intolerancia. ¿Puede ser cierto?"

Florinda respondió por escrito: "En primer lugar, quiero hacer una observación impersonal, después de leer todas sus preguntas. Viendo al personaje detrás de las preguntas puedo ver que ustedes son intelectuales totales, perdidos en los detalles [o minucias] del pensamiento banal. ¿Existe Dios? ¿Existe el espíritu? ¿Es el alma eterna? ¿Qué me puede decir sobre el cielo y el infierno? ¿Cómo diablos puede un humilde practicante de los pases mágicos de los chamanes del México antiguo contestar tales preguntas? Lo que ustedes, señoras y señores, quieren es un dogma, una serie de afirmaciones hechas por egomaníacos que conocen a Dios y que mantienen relaciones íntimas con él, desde luego, de acuerdo con sus creencias. Todas estas preguntas que han formulado deberían de hacérselas a uno de esos gurús panzones que lo saben todo. Dedíquense simplemente a practicar y dejen de malgastar su tiempo en dilemas intelectuales. La práctica de la Tensegridad les dará la habilidad necesaria para contestar a sus propias preguntas, gracias a un simple proceso que el viejo nagual nos explicó, pero que nos ha costado toda una vida llegar a comprender. La ejecución de las prácticas mágicas de los brujos del México antiguo les hará deshechar las masturbaciones del intelecto automáticamente. Después de una práctica intensa, les importará un rábano todo lo que se haya dicho sobre lo inconcebible o sobre lo inexpresable. ¿Qué podemos nosotros, insignificantes seres humanos, poseedores de un cerebro que apenas trabaja, un cerebro que se entretiene viendo telenovelas, decir o especular sobre lo incognoscible? Todo lo que puedo decir, siguiendo los pasos del viejo nagual sin desviarme de ellos, es que la recapitulación de nuestras vidas nos puede dar una respuesta verdadera. Sin la recapitulación o la práctica de la Tensegridad, no es posible conseguir un auténtico cambio de comportamiento. Una pregunta que he encontrado que merece la pena contestar es la que contempla la idea de que la Tensegridad puede aumentar la importancia personal. Quienquiera que crea eso no es un practicante de la Tensegridad, sino un egomaníaco perdido, buscando nuevas maneras de aumentar su ego. Esa clase de seres existen y, sencillamente, no tienen cura. De manera que es inútil hablar o preocuparse por ellos. Tienen un club universal y se reúnen para tomar sus copas de importancia personal". Firmado: "Sinceramente suya, su humilde servidora, Florinda Donner-Grau".

Ir a la Cronología de Florinda Donner-Grau, Parte XIII (conclusión)