Cronología de Florinda Donner-Grau, Parte XI [Julio - Agosto 1997]
por Corey Donovan
traducción por José González Riquelme

19 de Julio de 1997 - La cinta de video de Greg y Gabi muestra a Castaneda clavando un enrejado en la pared que rodea el recinto, y después, a Castaneda, a Florinda y a Carol yendo en coche hacia Westwood.

- Cené con Castaneda, Florinda y Carol a las 6 p.m. en el Café Moustache en Westwood. La reserva se hizo a nombre de Florinda. [Florinda pidió costillas de cordero y puré de patatas, en lugar de las verduras con las que normalmente se sirve. Carol pidió lo mismo y yo las imité. Sin embargo, Castaneda quiso el plato especial de pescado blanco, con salsa de mantequilla y cilantro, que pidió se le sirviera aparte. Cuando la camarera nos preguntó si queríamos vino, Florinda soltó un rotundo "no", y el resto también dijimos que no. Castaneda explicó después a la camarera que Florinda "es mormón". El ex-senador Alan Cranston estaba sentado en el reservado de al lado.

Entre otras cosas, Florinda y yo hablamos sobre nuestras experiencias personales al visitar Europa con motivo de los seminarios, a principio del verano. Florinda nos dijo que ellos y los otros "no veían el momento de salir de Berlín Este", y describieron el hotel en el que estuvieron en Berlín Este, cuyos alrededores eran "deprimentes". Castaneda mencionó que Nury vio un individuo en Berlín Este con unos zapatos que se estaban desintegrando, y que había deseado comprarle zapatos nuevos. Florinda también mencionó que paseando por Las Ramblas, durante el seminario de Barcelona, vio a seis alemanes altos, que "la pusieron nerviosa", al advertir que había "algo muy frío" en los chicos alemanes. Bromeé diciendo que debían de ser "los Niños de Brasil", a lo cual Florinda respondió: "No, eran de Alemania", pero Carol entendió la referencia y la explicó.

Castaneda nos dijo que no veía el momento de salir de Roma, porque "apestaba". Carol o Florinda le preguntaron si no le había gustado cuando fue a la escuela de arte allí, y él admitió que Florencia sí le había gustado. También describió a España como "hedionda y decrépita".

Castaneda aseguró que en una ocasión hizo planes para casarse con una japonesa, e incluso tenía el anillo para ella. Pero lo vio con una mejicana sentada en sus rodillas, y le dijo que se mantuviera lejos de ella o "lo acuchillaría". Castaneda también contó un "un chiste malo" sobre un chico alto que conocía, el cual tenía un Volkswagen en el que solía recoger autoestopistas. El tipo les preguntaba adonde querían ir, pero sin importarle lo que dijeran, los llevaba a sitios lejanos, como Agoura, y los dejaba allí. Al parecer, este individuo había alterado el asiento de su coche, de manera que aparentaba ser de estatura normal cuando se sentaba en el asiento del conductor.

Castaneda habló sobre su relación con un famoso artista mejicano, Oscar Tamayo, que vivía en Nueva York, el cual surgió en la conversación porque Margarita Nieto estaba entonces haciendo un catálogo para un comerciante en arte de Palm Springs, que ya tenía en monopolio a otro brillante artista mejicano. También nos habló de la viuda de un tipo que había muerto de una operación de bypass. Cuando le dijeron que también ella necesitaba la misma operación, al parecer había respondido: "¡Que os follen!" Castaneda nos contó que ella tenía un amante, y que cuando le llegó su fin estaba nadando en la piscina y le pidió a su amante que le preparara una margarita: "Bien fuerte, hazla que esté sabrosa". Según tomaba pequeños sorbos, comentó: "Hay algo en esta margarita que es de lo más raro, sabe como nunca me ha sabido ninguna". Se desplomó y murió. Todos pensaron que era una manera grandiosa de morir.

Castaneda nos dijo que había sido golpeado "por una gran explosión". También mencionó que "Lorenzo" [Bruce Wagner] había hecho planes para hacer un viaje a Europa con los gastos pagados, y que si hubiera ido "no hubieran podido hacer el Teatro Imaginario". Lorenzo se "salvó por los pelos", pero él "no lo sabía". Lorenzo no fue, pero de alguna manera fue la causa de que Castaneda fuera "golpeado por una explosión". No explicó en qué consistió la explosión.

Al principio de la comida, Castaneda me dio un regalo envuelto en papel de seda de color naranja con una cinta blanca, que resultó ser un objeto que, según aseguró, había pertenecido al nagual Luján. Explicó que no "podía seguir con las clases dominicales", que "le resultaba muy difícil", y que no podía continuar reuniéndose con nosotros, pero que, de alguna manera, con este regalo, quería "crear un vínculo". La energía de Castaneda, a lo largo de la comida, parecía más baja de lo normal, y daba la impresión que le resultaba bastante difícil hablar lo suficientemente alto para que lo oyéramos sin esforzarnos.]

2 de Agosto de 1997 - Zaia da una charla en la Librería Especial de Medianoche en el Paseo de Santa Mónica, con la asistencia de Florinda, Carol y otros (tomada en video por Greg y Gabi).

A principios de Agosto de 1997 - Greg Manishian y Gabi son sorprendidos por Nyei cuando recogían las bolsas de basura que habían sacado del recinto de la residencia de Castaneda en Pandora, donde también vivían Taisha, Florinda y Joanie.

23 al 27 de Agosto de 1997 - Seminario intensivo sobre "Los no-haceres de los brujos del México antiguo", en el Centro de Convenciones de Los Ángeles. El precio era de 1200 dólares, ó 1000 para los que ya habían asistido a anteriores seminarios, con unos 850 participantes. (Las siguientes citas están adaptadas de las notas tomadas por Vincent Sargenti y Randy Stark.)

Replica Watches  Replica Watches

Florinda, leyendo unas notas [escritas por, o en conjunción con, Castaneda, como lo fueron invariablemente todas las declaraciones de las Brujas en los siguientes seminarios], dijo que el viejo nagual, don Juan, les dio lo mejor de sí mismo. Los golpeó con todo lo que tenía. Cuando advirtió que Carlos no tenía la configuración energética o el temperamento para hacer otra cosa que no fuera terminar el linaje, encargó a la Gran Florinda de que volviera a unirlos y que se recuperaran, después de que él y su grupo se fueran. No valían ni un real, dijo Florinda. "Ni juntándonos a los cuatro se hubiera podido hacer una persona entera".

Florinda bromeó diciendo que Carlos había "cometido muchos errores en su vida" y que, durante años, ella había sido testigo de la mayoría. Una de las cosas más "imbéciles" que había hecho recientemente, había sido crear lo que vino a llamarse el grupo de los domingos. Explicó que Castaneda trabajó intensivamente con un grupo de gente durante más de un año. "El temperamento de Carlos no es como el de don Juan", aseguró. Describió a Castaneda como "el mayor experto en el arte de tirar la piedra y esconder la mano". Añadió que él había tratado de influir en este pequeño grupo e "intentar convertirlos en guerreros-practicantes serios solamente con la fuerza de su personalidad carismática, con su habilidad para hablar extensamente sobre cualquier tema, y su superior energía". Esto fue un "error de juicio monumental, porque todo lo que logró hacer fue convertirse en su "gurú". De manera que el grupo de los domingos fue eliminado.

En su segunda charla, Florinda dijo que quería demostrarnos en qué "consistía" mover la atención a una posición distinta a la posición del "yo" que se encuentra entre los dedos de los pies. Dijo que podíamos mover nuestra atención a cualquier sitio dentro de la franja de luminosidad alrededor de los tobillos, y que esto era preferible. También señaló la diferencia que hay entre mover el punto de encaje y mover el "haz" de atención que sale del punto de encaje y se fija en un punto o área en particular dentro de la franja de conciencia. Como advertencia, antes de su demostración, Florinda nos contó cómo se hacía caído y golpeado en la cabeza, en la habitación de un hotel, mientras estaba en cuclillas haciendo esto en la cama. Nos explicó que deberíamos ser muy cuidadosos cuando tratáramos de hacer esto, y nos contó la historia de la primera vez que consiguió hacerlo. Le habían dicho que apoyara las rodillas en algo blando, como la cama, de manera que cuando cayera hacia adelante no se lastimara. Pues bien, cuando al fin consiguió mover su atención de la posición del "yo" entre los dedos de los pies, nos dijo que no cayó directamente hacia adelante o hacia atrás, sino un poco hacia el lateral, y se abrió una brecha en la cabeza con una esquina del mármol de la mesilla de noche. Así que nos recomendó que buscáramos un lugar seguro para intentarlo.

A continuación nos presentó a Miles, diciéndonos que es "realmente un doctor en Medicina". Bromeó con él exclamando: "¡Oh, doctor!" cuando subió al estrado para "ayudarla". Florinda tuvo un segundo o dos de quietud mientras inclinaba la cabeza hacia adelante y hacia abajo, a continuación el cuerpo se le quedó flácido y comenzó a caer hacia adelante. Por supuesto, Miles la sujetó y cuando se recobró, habló entrecortadamente: "¡Oh, gracias, doctor!" Repitió la demostración varias veces mirando hacia la audiencia en diferentes direcciones.

En relación con la importancia personal y los Voladores, contaron una historia sobre una pareja de edad que eran amigos de Taisha y de Florinda [muy posiblemente fueran los padres de Joanie Barker]. Dijeron que ambos estaban actualmente en una residencia de ancianos. En una época fueron ciudadanos muy ricos y destacados de Los Ángeles. Mencionaron que la pareja pagaba un millón de dólares al año para vivir y ser cuidados en esta residencia. Sin embargo, a pesar de su riqueza, cuando alguien quiso regalar un rosal a la mujer, el administrador de la residencia de ancianos no lo permitió. Más tarde cuando un amigo de la familia presionó al administrador, aparentemente cedió, pero la mujer siguió sin su rosal. Florinda, cuando se enteró de esto, hizo que alguien la llevara a Santa Barbara, donde tuvo unas palabras con el administrador. "¿Por qué no le permite tener el jodido rosal?", le preguntó. "Bueno, no tiene por qué ser tan grosera", contestó el administrador. "¡Y usted no tiene por qué ser tan jodidamente estúpido!", le replicó Florinda.

Dijo que el administrador no pensaba que tuviera tanta importancia, porque la mujer era muy mayor y le fallaba la cabeza. Florinda aseguró que el hombre esperaba que la mujer muriera antes de recibir el rosal. Florinda usó al administrador como una metáfora, diciendo que todos somos como él, en mayor o menor grado. Todos creemos que tenemos más tiempo del que realmente tenemos. Continuó hablando del Mar Oscuro de la Conciencia y de la fuerza del Intento; los dos abarcan al universo entero tal como es perceptible por el hombre.

Por la noche, Florinda habló de las diferentes maneras en que, supuestamente, don Juan se refería a los voladores, dependiendo de su estado de ánimo: "Panchito" en los momentos más alegres, "Paco" en otros momentos, y "San Francisco" si se sentía morboso y malhumorado, "como sólo un nagual puede ponerse", dijo.

Los voladores no son inteligentes ni superhumanos, simplemente están ahí, y son como nosotros. Todas nuestras características relativas al "yo" son un reflejo suyo. Pero una vez que nos libramos de ellas, una vez que nuestro brillo, nuestro "condón de conciencia", vuelve a subir hasta el nivel de la cintura, los vemos como son. Además, debido a que vivimos en un universo predatorio, aún hay otra entidad que entra en escena, una clase de ser al que ella se refirió como "Seymour".

Florinda aseguró que "cuando Carlos se siente morboso y malhumorado se sienta durante horas a mirar una fila de hormigas en la pared". Por eso a veces cuando alguien le pregunta dónde ha estado, contesta en broma: "Probablemente mirando a las hormigas por ahí".

Durante una sesión de Preguntas y Respuestas, Florinda respondió a una pregunta escrita sobre el hecho de que se hubieran abierto al público, explicando que "no querían guardar secretos que ni siquiera les pertenecían". El abrirse al público tuvo que ver con "el regreso de Carol Tiggs". Este evento "hizo que dispusieran de suficiente energía, que no hubiera estado disponible en caso contrario". Decidieron, "basados en su capacidad de ver energía tal como fluye en el universo, que pondrían los pases a disposición de cualquiera que quisiera aprenderlos. Para que esto fuera posible, refinaron los pases hasta conseguir una forma que los hiciera utilizables por cualquiera, sin importar el cuerpo físico o la configuración energética que tuviera".

"¿Dónde está Carlos?", gritó un hombre desde la parte de atrás de la audiencia. Taisha y Florinda no respondieron a esta pregunta al principio, de manera que el hombre volvió a gritar hasta que le contestaron. Taisha y Florinda parecían inseguras sobre cómo contestar. "Su energía y conciencia están por ahí fuera", dijo Taisha finalmente. Él es la razón por la que estamos todos aquí". "Estamos tratando de hacerlo regresar", dijo Florinda calmadamente.

Otra pregunta fue: "¿Tienen ustedes relaciones sexuales?". Florinda respondió: "Bueno, supongo que fui criada de esta manera. Hay dos cosas que nunca se le preguntan a una dama: primera, nunca le preguntes a una dama su edad, y segunda, nunca le preguntes a una dama si tiene relaciones sexuales. Estos son temas muy personales. Contestaré a esto simplemente diciendo que nosotros usamos nuestra energía sexual para navegar por el infinito".

Florinda aseguró que los instructores de la Tensegridad "ven energía directamente tal como fluye en el universo". Presentó la "unidad chamánica" por sus nombres, indicando sus credenciales académicas y sus profesiones. Miles era Doctor en Medicina. Brandon tenía un master en Sicología, "y es un sicólogo en activo especializado en violencia doméstica. Gavin tiene dos doctorados, uno en Biología, y otro en Ciencias Naturales. Fabrizio es asesor financiero. Lorenzo es escritor y productor, y Julius es productor y director. Las Alexanders son Nuri y Zaia, ambas estudian actualmente para conseguir sus doctorados. Y Reni y Nyei Murez, las primas, son profesoras de inglés. Reni está acabando Derecho, Nyei está estudiando para editora. Talía Bey es la presidente de Cleargreen". No se mencionaron las credenciales u ocupaciones actuales de Kylie, Erin, Darien y Haley.

Ir a la Cronología de Florinda Donner-Grau, Parte XII