Cronología de Florinda Donner-Grau, Parte V [1992]
Por Corey Donovan
Traducción por José González Riquelme

Febrero de 1992 - DIMENSIONS (una revista canadiense de la Nueva Era) publica el artículo, "Ser en el ensueño: Una conversación de Alexander Blair-Ewart con Florinda Donner."

Florinda, de la que dice que vive en Los Ángeles y Sonora, menciona que ha estado dando conferencias relacionadas con este libro, mientras que no hizo nada en relación con la publicación o promoción de sus dos libros anteriores. También dice: "En realidad no soy aprendiz de don Juan. Fui aprendiz de Castaneda, el cual fue aprendiz de don Juan. Y yo soy una de las 'hermanas', que eran las mujeres de las que se ocupaba Florinda, la cual me dio su nombre. De manera que, en ese sentido, soy un mito que existe". [Interesante admisión por parte de Florinda en su primera entrevista: "No soy aprendiz de don Juan". La pretensión de que fue aprendiz de don Juan en lugar de serlo de Castaneda, parece que comienza al año siguiente con la publicación de El arte de ensoñar de Castaneda.]

Cuando le preguntan sobre la existencia de "un linaje ininterrumpido desde los antiguos Toltecas hasta los tiempos modernos" y "cuál es la estructura del mito en estos momentos", Florinda contesta: "Bueno, no hay ninguna estructura del mito. Por este motivo todo es tan desconcertante y tan difícil. Cuando comencé a relacionarme con esta gente, lo que buscaba con más ahínco, mi mayor aberración... era que yo quería tener unas reglas y normas que me marcaran qué diablos era lo que tenía que hacer. Pero no había ninguna. No había ningún programa detallado para poder seguirlo. Porque cada nuevo grupo tiene que encontrar su propia manera de enfrentarse a la idea de romper las barreras de la percepción". En una respuesta posterior afirma: "Para [Castaneda], quienquiera que sea la gente con la que trabaja, y somos seis, es un asunto de decisión. Eso es todo. Nuestra decisión es todo lo que cuenta, nada más".

En cuanto al "grupo original de aprendices" de Castaneda, Florinda dice: "Castaneda es el último de su línea. No hay ninguno más. Hay un grupo de indios con los que trabajamos. Mire, Don Juan, de una manera extraña cometió casi un error con Castaneda. Y reunió inmediatamente a su círculo de aprendices —y creo que es en Relatos de Poder y El Segundo Anillo de Poder, donde habla de la gente de Oaxaca y de las Hermanitas y de toda esa gente. Y luego, años más tarde, Don Juan se da cuenta de que ese no es el camino por el que va Castaneda. Castaneda era incluso más abstracto que Don Juan. Su camino era un camino totalmente diferente. Y entonces fue cuando él reunió a esta otra gente, porque la gente que estamos con Castaneda todos nos encontramos con Don Juan antes de encontrarnos con Castaneda. En realidad, antes sólo éramos cinco, nosotras cuatro y Castaneda". También dijo: "Cuando estaba estudiando, me encontraba a punto de entrar en la escuela universitaria de graduados, y ya llevaba dos o tres años en ese mundo, y me decía: '¿Para qué sigo estudiando? ¿Para qué quiero un doctorado? Es algo absolutamente superfluo'. Y don Juan y todas las mujeres [quienes ya deberían haber partido, al menos un año antes de que se doctorara Florinda] dijeron que no era superfluo en absoluto, porque para poder rechazar algo tienes que entenderlo de la manera más refinada... Y para ellos era muy importante que todos nosotros estuviéramos muy buena formación. Todos los que trabajamos en este pequeño grupo tenemos un título universitario. Hay historiadores, antropólogos, bibliotecarios".

También agregó que "a don Juan le interesaban las mujeres, y la gente siempre pregunta: 'Bueno, ¿por qué hay siempre tantas mujeres? ¿Hacéis orgías? ¿Qué clase de cosas están pasando aquí?' Él contestaba: 'No, es porque los hombres no tienen matriz. Necesitan ese "poder mágico de la matriz (risas)'" También mencionó a "dos personas que se han puesto en contacto con nosotros, y que están ahí. Quiero decir, nunca estamos juntos; cada persona vive por su cuenta, y de vez en cuando nos reunimos. Originalmente asistíamos a una pequeña clase, cuando Castaneda estaba aquí. Él enseña ciertos movimientos muy interesantes, básicamente, para acumular energía. De manera que esta gente, que ha estado asistiendo a clase durante dos años, está cambiando poco a poco. Y es sorprendente. Mire, si nos desprendemos de ciertas cosas, hay algo dentro de nosotros que lo sabe".

Una pregunta para terminar: "¿Qué motivaría a una mujer a leer el libro Ser en el ensueño?" Florinda responde: "Muy interesante, ¡humm! Bien, si no por otra cosa, creo que la gente que ha estado interesada en el trabajo de Castaneda, estaría interesada en verlo presentado desde una perspectiva femenina, por alguien que ha estado trabajando en esto durante más de veinte años. Me enfrento a los problemas de otra manera, probablemente más directamente".

Abril de 1992 - La revista Magical Blend, núm. 35, contiene "Ser en el ensueño: entrevista con Florinda Donner" por Brian S. Cohen.

Al contestar a la pregunta: "¿Cómo se describiría a sí misma, y qué hace actualmente?" Florinda dice: "Soy una antropóloga que ya no practica la antropología, y estoy interesada en las prácticas curativas no-occidentales. Mi trabajo con los indios Yanomamo en América del Sur era el tema de mi primer libro, Shabono. Después hice otro estudio en el cual trabajé con una curandera en el norte de Venezuela. [Nota: esto invierte la cronología de los dos "estudios" expuesta en Shabono.] Por entonces yo ya había entrado en contacto con el mundo de don Juan, y llevaba conmigo el deseo de continuarlo. Ya no me dedico a la investigación académica. Lo que trato de hacer ahora, junto a otra gente que están en el mismo camino, es trabajar y vivir como don Juan nos enseñó, metidos por completo dentro de otro mundo que él y sus compañeros abrieron para nosotros". Más tarde explica: "Uno de los primeros ejercicios que todos los brujos hacen —y uno que yo no hice durante años porque no creía en él?es una recapitulación de sus vidas con toda la gente con la que han tenido algún tipo de relación". Y, "don Juan era el nagual de un grupo de catorce brujos. Castaneda es el nagual de un grupo mucho más pequeño".

Cuando se le pregunta: "Cuando usted se encontró con Castaneda, él estaba trabajando como cocinero en Tucson como parte de una tarea que le había asignado don Juan. ¿Tuvo usted asignada una tarea también?" Florinda responde: "Mi tarea era acabar mis estudios [nota: se matriculó en UCLA (Universidad de California en Los Ángeles) después de, supuestamente, encontrarse con ellos en julio de 1970.], sacar mi doctorado, y seguir estudiando... Toda la gente de este grupo tiene estudios superiores, porque cuando uno se sumerge en la oscuridad, si no tienes la mente aguda y bien entrenada desde un punto de vista racional, no le encuentras sentido a lo que hallas en esa oscuridad". Y de una manera similar, más adelante en la entrevista, dice: "El mundo de los brujos es un mundo sofisticado; no es suficiente con entender sus principios intuitivamente. Es necesario absorberlos intelectualmente. Contrariamente a lo cree la gente, los brujos no son practicantes de rituales esotéricos y misteriosos. Los brujos son hombres de raciocinio. Tienen un romance con las ideas. Han cultivado la razón hasta sus límites, porque creen que solamente entendiendo a fondo el intelecto, pueden incorporar los principios de la brujería sin perder de vista su propia sobriedad e integridad. Aquí es donde los brujos difieren drásticamente de los demás. La mayoría de la gente tiene poca sobriedad e incluso menos integridad".

Replica Watches  Replica Watches

Florinda también opina: "El Budismo es un sistema que funciona dentro del orden social. La brujería no funciona dentro del orden social. Para incorporar verdaderamente la brujería, uno tiene que estar casi fuera del orden social. No es que uno sea un descarriado, sino que uno debe expulsarse a sí mismo". Pero, aparentemente en contradicción, concluye: "Sólo siendo desafiados por la vida diaria, por lo que conocemos, seremos capaces de cambiar. La presión siempre llega a un punto en el que no podemos mantener nuestra posición, precisamente porque se nos presiona. Y sólo vamos a sufrir presión del mundo que conocemos".

[1992 - Viking Arkan publica Donde cruzan los brujos de Taisha.]

[Mediados de 1992 - Castaneda invita a algunas personas a que asistan a las sesiones nocturnas, normalmente tres días a la semana.]

¿Agosto? de 1992 - Florinda aparece en un pequeño acto organizado para que firmara ejemplares de su libro Ser en el ensueño en Berkeley, patrocinado por la Librería Gaia y que tuvo lugar frente a la librería, en el anexo de Gaia. [Carol Tiggs estuvo presente, pero no fue presentada. En esta ocasión no estuvieron presentes las chacmoles ni otros "guardianes".]

Octubre de 1992 - Florinda da una conferencia a unas 200 personas en el Centro Cultural Judío en Berkeley, patrocinada por la Librería Gaia. [Florinda dice que don Juan llamaba a sus discípulas "los coños locos". La gente hizo muchas preguntas sobre las líneas de energía sexual entre hombre y mujer. Florinda dijo que los siete años de abstinencia mencionados en su libro como necesarios para romper las líneas era la regla general, pero que podía durar menos. Una mujer preguntó si las relaciones sexuales entre lesbianas era mejor para las mujeres porque así no tendrían que tratar con ningún hombre que les robara la energía. Florinda contestó que las líneas de energía sexual pueden existir entre parejas del mismo sexo. También mencionó que don Juan era "muy activo sexualmente". Florinda mencionó que había visto a don Juan en un hotel de San Francisco. Carol estaba presente en la charla, y en esta ocasión Florinda la presentó al público como la mujer nagual.]

Noviembre de 1992 - En el número 6 de la revista Body, Mind & Spirit, se publica una entrevista con Florinda Donner, titulada "Ser en el ensueño", por Ken Eagle Feather y Carol Kramer.

Cuando se le pregunta: "¿Qué son el ensueño y el acecho en esta tradición?", Florinda contesta: "Aquí se es Abelar o Grau. Yo soy ensoñadora, de manera que soy una Grau. Algunas veces uso ese nombre, como Grau-Donner o como Donner-Grau, dependiendo de cómo me siento".

Más adelante en la entrevista, hablando del mismo tema, dice: "Ensoñar y acechar forman una unidad de acción casi indivisible. El brujo tiene que practicar estas dos técnicas, y sin embargo, será mejor en una que en la otra. Aparte de Castaneda, mi compañero más cercano es Taisha Abelar. Los brujos me emparejaron con ella desde el principio. Ella es acechadora. A mí me parece una ensoñadora; es alta, esbelta, y de una belleza etérea. Es dulce y paciente, y tiene buen carácter. Y sin embargo, es el ser más agresivo que conozco. Consigue hacer las cosas sin esforzarse y sin que se note".

A la pregunta: "¿Cuánta gente hay en su grupo?", contesta: "No suficientes. Había dieciséis brujos en el grupo del nagual Juan Matus. Todos juntos tenían la masa y la energía para ejecutar actos asombrosos. Nuestro grupo, compuesto por Castaneda, Taisha Abelar, yo misma, y unas pocas personas más, elusivas y misteriosas, que no tengo la libertad de nombrar, tiene muy poca".

La siguiente pregunta fue: "¿Qué pasó con la gente de la que Castaneda habla en sus libros?" Florinda contesta: "Vemos a menudo a las hermanitas —Lydia, Josefina y Rosa?y a los Genaros —Nestor, Pablito y Benigno?en México o en Los Ángeles. Sin embargo, sus actividades son distintas a las nuestras. Ellos se están esforzando en idear y alcanzar metas concretas muy similares a las metas de los brujos de la antigüedad. Por ejemplo, Nestor, un botánico sin título, quiere encontrar una planta o un grupo de plantas en la tundra que, según los cálculos de los brujos, tienen más de 300.000 años. Quiere encontrarlas y venderlas a la industria farmacéutica japonesa por sus propiedades regenerativas. Cree que esas plantas aumentarán la potencia sexual de los hombres".

"Las mujeres están también trabajando en actividades parecidas. Otro ejemplo: Lydia quiere encontrar una cura para el sida, sacando lentamente los virus del cuerpo de una persona enferma y transmitiéndoselos a un árbol. La Gorda tuvo un ataque tan tremendo de importancia personal en 1985 que llegó a creerse que era la única que podía llevarnos a la libertad. Murió en un inútil intento de ir más allá de sus posibilidades energéticas. Soledad está extraordinariamente bien situada como productora de películas. Utiliza sus artes de bruja para conseguir dinero para sus proyectos. Su lema es: Dólares para películas sin importar de dónde vengan".

"Cuando La Gorda murió, Carol Tiggs (la mujer nagual) regresó, lo cual significó para nosotros que las propuestas de la brujería del mundo de Juan ya no tienen nada que ver con nosotros. Vamos por nuestra cuenta. Nuestro grupo está compuesto por Carlos Castaneda, Taisha Abelar, Carol Tiggs y yo. Puesto que no podemos compartir los intereses concretos de los otros aprendices, nos encontramos en el extraña situación de ser exploradores en un nuevo territorio, tratando de encontrar direcciones viables".

"Los lectores de Carlos Castaneda pronto tendrán noticias suyas. Taisha Abelar, Carol Tiggs y yo vimos que era imprescindible que Carlos enviara su manuscrito sobre el arte de ensoñar a su agente para su publicación. Carlos terminó de escribirlo hace años, pero creyó que era demasiado extravagante para tenerlo en cuenta. Taisha, Carol y yo nos opusimos vehementemente, y lo conseguimos".

Respondiendo a la pregunta de por qué el nagual es el líder, Florinda afirma: "Carol Tiggs, como la mujer nagual, podría muy fácilmente ser el líder de nuestro grupo. Sin embargo, los brujos creen que las mujeres son universos en sí mismas. Como universos no tienen ningún interés en absoluto en dirigir otros universos. Los brujos también creen que la masculinidad es una extensión de la feminidad. Es, por lo tanto, antitético al espíritu de la condición femenina el dirigir a otros. El nagual no es exactamente un líder; es la persona que da a las brujas cordura, sobriedad y propósito. Él puede hacer esto debido al duro entrenamiento que sufrió a manos del nagual anterior".

Final de 1992 - Florinda Donner da una charla en una librería de Westwood.

Ir a la Cronología de Florinda Donner-Grau, Parte VI