Cronología de Carol Tiggs, Parte II [1981 - 1984]
traducción por José González Riquelme

1981 - El Don del Águila de Castaneda es publicado por Simon and Schuster [trata de la Gorda y de los otros aprendices que quedaron atrás; termina con Castaneda diciendo adiós a la mujer Nagual y al grupo de don Juan.]

La primera descripción que hace Castaneda de una mujer nagual empieza en la página 120. (N. del T.: Todas las referencias a la numeración de páginas se refieren a la edición española.) Le dice a la Gorda que vio una vez a don Juan con una mujer joven, lo que le hizo suponer que don Juan no era célibe. La describe como "alta, delgada, y muy joven." La Gorda recuerda entonces haber visto a una joven llevando a don Juan y don Genaro en un pequeño coche blanco. Castaneda relaciona esto con el Volkswagen blanco que había visto conducir a la mujer. Más tarde, Castaneda recuerda una vieja canción mejicana, y sueña que alguien la tocaba en una guitarra. Esto le trae a la memoria intensos recuerdos de la mujer nagual: "...el ser más importante sobre la faz de la tierra para la Gorda y para m?" Pág. 123. La Gorda independientemente recuerda quién era la mujer en el cochecito blanco. Luego recuerda que solía sentarse con ella y con don Juan en la plaza de Oaxaca. La Gorda le dice a Castaneda: "Era tu compañero. Ustedes dos formaban un equipo. Y yo estaba bajo su custodia. Y ella te encarg? que algún día me llevaras a la libertad y me dejaras en sus manos." Pág. 127. Castaneda recuerda entonces que era la mujer Nagual --sin nombrarla-- la que "me surtía de libros de poemas. Tenía cantidades de ellos en la cajuela de su auto. A instancias suyas yo le leía poemas a don Juan." Pág. 128. Después de que la Gorda sugiere que la mujer nagual est? "hundida" o "probablemente con la espalda contra la pared" en algún sitio, Castaneda grita: "¡No, No! La mujer nagual ya no est? aqu?" Pág. 129.

Replica Watches  Replica Watches

La Gorda y Castaneda se dedican entonces a recordarla. Más tarde Castaneda describe a la mujer nagual ayudando a rescatarlo cuando estaba atrapado en el sulfuroso mundo amarillo. Más adelante, don Juan detalla la "Regla del Nagual," que incluye lo siguiente: "Para asegurar que el primer hombre nagual condujera a su grupo a la libertad, sin desviarse del camino o sin corromperse, el Águila se llev?a la mujer nagual al otro mundo para que sirviera como faro que guía al grupo hacia la apertura." Y más tarde: "Cuando el primer nagual y su banda estuvieron listos para entrar en el pasaje, la primera mujer nagual ya los esperaba para guiarlos. Se les orden? entonces que se llevaran con ellos a la nueva mujer nagual a fin de que ella sirviera de faro a su gente; el nuevo hombre nagual se qued?en el mundo para repetir el ciclo... En el momento de abandonar el mundo, cuando la mujer nagual se encuentra con ellos, el número del nagual es diecisiete." Pág. 180.

En el capítulo titulado "La mujer nagual," Castaneda cuenta que "Casi inmediatamente después de encontrarme [es decir, ?960?], don Juan descubri?a una mujer doble. No la puso en contacto conmigo siguiendo una estratagema tal como su benefactor había hecho con él, pero concibi?un ardid, tan efectivo y elaborado como los de su benefactor, mediante el cual él mismo atrajo y obtuvo a la mujer nagual." Pág. 221. Describe luego cómo, cuando don Juan vivía en Arizona, había encontrado a una mujer doble trabajando en una oficina gubernamental adonde había ido para llenar una solicitud. Volvi?prácticamente cada día durante tres meses; después quiso expresarle su agradecimiento por su ayuda, llevándola a ver a bailarín indio, que result?ser el mismo don Juan.

En un capítulo posterior, cuando Silvio Manuel "ve" que el problema con grupo inicial de Castaneda es que Castaneda no era el nagual adecuado para ellos, la mujer nagual, pero no Castaneda, es incluida en las discusiones del grupo de don Juan. Después la mujer nagual supervisa a Castaneda y a la Gorda en una serie de no-haceres. Silvio Manuel les dice que est?usando a la Gorda y a Castaneda "para explorar la posibilidad de que algún día pudiéramos ayudar a los otros aprendices introduciéndolos en el otro mundo, en cuyo caso ellos acompañarían al nagual Juan Matus y a su grupo en el viaje definitivo. Razonaba que puesto que la mujer nagual debía abandonar este mundo con el nagual Juan Matus y sus guerreros, los aprendices tenían que seguirla porque ella era su única guía en ausencia de un hombre nagual." Esta era la razón por la que la mujer nagual supervisaba sus no-haceres. Págs. 233 y 234. Después de lo ocurrido en el puente, el grupo de don Juan y todos sus aprendices se reúnen en la casa, donde "La mujer nagual hizo que los aprendices tomaran asiento contra la pared del Este, e hizo que las mujeres se sentaran contra la pared Oeste. Después me condujo a un lugar que se hallaba directamente atrás de don Juan. All?nos sentamos juntos." Pág. 295. Después que los miembros del grupo de don Juan le dan sus últimos consejos y se despiden, "La mujer nagual fue la última que se me acerc? Tom? asiento y me sent?en sus faldas como si yo fuera un niño. Exudaba afecto y pureza... Entonces me revel?una porción de la regla que se aplicaba al nagual de tres puntas. Ella se encontraba en un estado de agitación extrema y sin embargo estaba calmada. Su intelecto era impecable y sin embargo no trataba de razonar nada. Su estado de ánimo en su último día en la tierra era inaudito y me lo transmiti? Era como si hasta ese momento yo no me hubiese dado cuenta de la irrevocabilidad de nuestra situación... Comprend?entonces por completo que nunca más la volvería a ver. ¡Y eso para m?era una angustia sin límite!" Pág. 301. Después que Castaneda cae al suelo con la mujer nagual, creyendo que están sangrando, don Juan y su grupo, con la mujer nagual, se detienen frente a él uno tras otro y a continuación "desaparecieron en la negrura de la misteriosa grieta que había aparecido en el cuarto." Don Juan entonces oprimi?la espalda de Castaneda, diciéndole que comprendía su dolor, y que "la afinidad del hombre nagual y de la mujer nagual es algo que no puede formularse." Pág. 302. Don Juan le dice a Castaneda que ellos partirían ese mismo día, a la hora del crepúsculo. Castaneda termina el libro con una descripción de su salto, junto con Pablito y Nestor, dentro de un precipicio "... a la hora del crepúsculo... en el preciso momento que él [don Juan] y todos sus guerreros habían encendido sus conciencias." Pág. 303.

5 Abril 1981 - Carol consigue su licencia para ejercer la práctica de la Acupuntura, con el nombre de Elisabeth Austin. [Ahora est?a nombre de Muni Alexander. El esposo de Carol, Marc LeBel, que se gradu? en la Escuela de Acupuntura de California en el mismo año, obtuvo su licencia el mismo día.] El número de la licencia de Carol es AC1178.

1983 - Carol Tiggs "regresa" de la Segunda Atención, supuestamente apareciendo en Tucson, Arizona, según las charlas posteriores dadas en los talleres (ver más adelante).

1984 - Simon and Schuster publican El Fuego Interno de Castaneda [con una dedicatoria dando las gracias a H.Y.L., es decir, a Howard Lee, su profesor de kung fu durante mucho tiempo y algunas veces su curandero] [N. del T.: La edición española de Gaia Ediciones no incluye la dedicatoria.] [¿Pudo ser la aparición de este libro y su halagadora descripción de la mujer Nagual lo que anim?a Carol a "regresar al redil"?] [Pág. 302 y 303: "Una mujer joven, de quiz?veinticinco años, estaba de pie junto al diván, como si se hubiera incorporado cuando entr? Era delgada y alta, exquisitamente vestida con un traje sastre verde. Tenía cabello oscuro, casi negro, llameantes ojos caf?que parecían sonreír y una nariz puntiaguda., finamente labrada. Su cutis era claro pero el sol la había dorado confiriéndole un suntuoso bronceado. Me pareci?enormemente hermosa. Parecía ser estadounidense. Me salud?con un movimiento de cabeza, sonriéndome, y extendi?las manos con las palmas hacia abajo, como si me ayudara a incorporarme... Sus manos eran largas y hermosas. Me habl?en español, con el leve rastro de un acento extranjero." En la página 308, una fragancia extremadamente agradable hace que Castaneda recuerde, "¡Era Carol, la mujer nagual! Acababa de estar con ella el día anterior. ¿Cómo era posible haberla olvidado?...Me preguntaba a m?mismo si era posible que hubiera despertado en su casa en Tucson, en los Estados Unidos, a tres mil doscientos kilómetros de distancia." Y la respuesta de don Juan a su pregunta de por qu?no recordaba a la mujer nagual: "Sólo puedes recordarla cuando se mueve tu punto de encaje. Para ti, ella es como un fantasma, y eso mismo eres t?para ella. T?la has visto una vez estando en conciencia normal, pero ella jamás te ha visto en su conciencia normal. Eres para ella un personaje, tanto como ella lo es para ti. Con la diferencia de que quizás un día t?despiertes y lo integres todo. Quiz? tengas suficiente tiempo para hacerlo, pero ella no lo tendr? Su tiempo est? contado." Pág. 309.

28 Diciembre 1984 - Marc LeBel presenta una demanda de divorcio contra Elizabeth Austin. Más tarde los dos hacen un petición en común para una disolución por vía sumaria, indicando su dirección como 821 Third St., #106, Santa Monica 90403. Aseguran no tener ni activo ni deudas comunes. La dirección de Elizabeth para recibir correo es 1276 Rimmer Dr., Pacific Palisades 90272. La sentencia definitiva se dicta el 22 de Julio de 1985. [El acuerdo que firman sobre propiedad común, de una página, estipula que "toda la cuchillería vuelve a la esposa." Asimismo, un Karmann Ghia de 1970, un secador de pelo, y una cuenta de ahorro con Home Savings & Loan. El esposo est?de acuerdo en comprar de la esposa 1 sof? de salón por $200, 1 refrigerador por $50, 1 cama por $100, 2 estanterías para libros por $70 y un juego de platos por $30. El esposo también est?de acuerdo en ceder 4 tarjetas Visa detalladas y una tarjeta de May Company. También indican que poseían propiedades comunes valoradas en 2000 dólares, cuyo producto se repartiría cuando se hubieran vendido. Tribunal Superior de Los Angeles, caso núm. WED045350, archivado en Santa Monica.]

[Nota: Marc LeBel, OMD, continúa practicando acupuntura en Los Angeles, y viene reseñado en la guía telefónica actual de Santa Monica con oficinas en Marina del Rey y Santa Monica.]

Ir a la Cronología de Carol Tiggs, Parte III