Etnografía auténtica en contraposición a literatura novelesca inspirada en la Antropología: Shabono y Yanoáma cotejados.
Por Corey Donovan
traducción por José González Riquelme

He revisado la nueva edición de Yanoáma —Ettore Biocca, Yanoáma: The Story of Helena Valero, a Girl Kidnapped by Amazonian Indians, Kodansha Internacional, 1996 (originalmente publicada en 1965; la edición de 1996 tiene un prólogo nuevo por Ettore Biocca y una nueva introducción)? el libro que Rebecca B. De Holmes, una antropóloga residente en Venezuela, citaba, en una crítica que hizo para la revista American Anthropologist en 1983, como probable fuente de inspiración y origen de la mayor parte de lo que aparece en Shabono de Florinda Donner. Ahora no tengo ninguna duda de que De Holmes tiene razón.

Yanoáma es una transcripción hecha por Biocca (antropólogo italiano y conocido experto de la vida en el Amazonas) de los extensos y pormenorizados informes que grabó con Helena Valero sobre los 24 años que ésta vivió con los indios Yanoámi en el norte de Brasil. Valero fue raptada en 1932 a los 11 años de edad, después de que los indios hirieran y pusieran en fuga a sus padres. Con el tiempo llegó a casarse con dos hombres Yanoámi y dio a luz cuatro hijos, logrando escapar finalmente en 1956. Después de un difícil viaje, volvió al mundo "blanco". Biocca grabó a Valero en cinta magnetofónica entre Noviembre de 1962 y Julio de 1963, y el libro se publicó por primera vez en 1965. Valero, que no fue aceptada por su familia cuando regresó, terminó por volver a vivir cerca de los indios a orillas del Orinoco, no lejos de la misión Salesiana. Según se dice en la nueva introducción, aún vivía allí en 1996, vieja, ciega, y rodeada de mujeres y niños Yanoáma.

La narración de Valero es fascinante, y a veces estremecedora, y, como he dicho antes, terriblemente pormenorizada. El antropólogo Napoleon Chagnon ha comentado: "Decir que este libro es el mejor de su género es ridículo: no hay otro libro con el que se pueda comparar, y no es probable que lo haya nunca". Leyéndolo, después de haber vuelto a leer Shabono en los últimos meses, he visto con mayor claridad el método que utiliza Florinda para

crear historias "mágicas" a partir de descripciones antropológicas auténticas. He seleccionado un par de pasajes ilustrativos de ambos libros, porque creo que nos permiten comprender mejor el método que utiliza Castaneda para construir historias, que son intensamente dramáticas y al mismo tiempo parecen auténticas, usando algunos elementos etnográficos reales (especialmente en sus dos primeros libros), aunque Castaneda supo eludir con más habilidad una fácil detección, utilizando y entretejiendo información procedente de muchas fuentes básicas.

La verídica narración de Valero se hace pesada a menudo con las descripciones de los desagradables detalles de la vida real; hay mucha repetición y tiene pasajes que muestran la confusión ocasional que sufre la narradora en unas circunstancias tan extrañas y diferentes a las que conoció en su infancia. (Sin embargo, el dominio que tiene Valero de la lengua Yanoáma es completamente normal, como podemos esperar dado el número de años que lo ha hablado. El mismo dominio del lenguaje tribal mostrado por Florinda, por comparación, siempre ha parecido un poco extraño, puesto que escribe como si comprendiera perfectamente todo lo que se decía al cabo de sólo unas semanas de su llegada al shabono.)

Replica Watches  Replica Watches

Florinda utiliza muchas sucesos, escenas y diálogos identificables en el libro, pero los simplifica mucho, haciendo que su narración sea más amena y novelesca, con un evidente desarrollo dramático clásico [presentación, nudo y desenlace] y con mucha prefiguración (un recurso literario que uno cree que se debería usar con mucha moderación en una descripción estrictamente objetiva de la vida diaria). El uso más substancial que Florinda hace del material de Valero es el que se refiere a los chamanes (ver, por ejemplo, la tabla comparativa II más adelante), lo cual es algo que cabría esperar dado el interés primordial de Florinda. También dedica mucho tiempo a hacer descripciones de la gente y de las escenas, que son más propias de una novela. Después de revisar algunos informes auténticos de chamanes nativos, a los que Castaneda pudo haber tenido acceso a principio de los sesenta, me resulta fácil imaginármelo utilizando una técnica similar a la usada con este material, tan prolijo y, con frecuencia, repetitivo y "desordenado".

Por cierto, el libro de Biocca contiene varias fotografías de chamanes y de escenas típicas como las que Valero describe en el libro. Esta fotografías, por sí solas y en gran medida, evocan y sugieren historias, un efecto que me imagino también pudieron haber tenido en Florinda. He aquí unas cuantas fotografías en tamaño reducido; para verlas ampliadas pulse en ellas.

Shabono y Yanoáma cotejados - Parte 2: Pasajes de muestra